(Buenos Aires,  5 de julio de 1907 – Buenos Aires, 19 de marzo de 1983).

            Alias: Capitán Gandhi.

            Nació en el barrio de San Cristóbal, en la calle 24 de noviembre al 1200, en 1907. Su padre fue Luis Fernández. Estudió la primaria en una escuela de Flores. Luego ingresó en la Escuela Normal de Profesores, dando más tarde su reválida de bachiller en el Nacional Mariano Moreno. Ingresó en la Facultad de Medicina mientras trabajaba como maestro. Casado con Dina Gredenberg.

            Participó como Comando Civil Revolucionario de las conspiraciones que condujeron al golpe militar de septiembre de 1955. En ese contexto habría adoptado el alias de Capitán Gandhi, para ocultar su real identidad. De los variados grupos que integraron los denominados Comandos Civiles, es muy probable que integrara uno de orientación conservadora.

            Tras el relevo de Lonardi, por decisión del General Aramburu tenía a cargo dinamizar la Comisión Número 58, orientada a investigar la actuación de la Policía Federal. La Comisión estaba a cargo del General Aldo Molinari, e integrada por  los tenientes Carlos H. Cerdá, Héctor López Neglia, Juan Piccinini, Nicolás Piccaluga, Remigio H. Loza y Héctor Rouco Oliva. Fernández Albariño fue designado formalmente Secretario de la Comisión, llevando los trabajos de investigación e interrogación. Para ello instaló su oficina en el Departamento Central de Policía.

            Esta comisión siguió casos emblemáticos del período peronista: quema de la bandera nacional; incendio y saqueo de templos; manchas a monumentos y embajadas; imputación falsa de delitos; torturas al estudiante Ernesto M. Bravo y la muerte de Juan Ramón Duarte, hermano de Eva Perón, uno de los casos que más tiempos ocupó del trabajo de la comisión. Al respecto, una de las primeras medidas fue descartar el fallo judicial del juez Raúl Pizarro Miguens, que había establecido el suicidio de aquel, y reabrir la investigación.

La siguiente tuvo ribetes dramáticos. Una tarde del mes de noviembre ordenó desenterrar el cuerpo de Duarte del cementerio de la Recoleta y trasladarlo a la morgue de la Chacarita con la finalidad de realizarse una autopsia. En la ocasión se hicieron presentes miembros de la Comisión (policías, fotógrafos, cameramen) y algunos detenidos, entre quienes estaba Raúl Margueirat (ex jefe de ceremonial del Estado), José Gullo (peluquero), Lagos (guardaespaldas) y Rafael Amundarain, ministro de Industria.Toda la ceremonia fue filmada en detalle.

  El Capitán Gandhi hizo desfilar, uno por uno, a todos los potenciales testigos del caso por su despacho en la Jefatura de Policía: ex miembros del gobierno peronista, como Héctor J. Cámpora, el mencionado Margueirat y el ex canciller Jerónimo Remorino; las actrices Elina Colomer y Fanny Navarro; empleados de Juan Duarte, su peluquero, custodios, vecinos y canillitas del barrio. En total fueron más de 60 interrogatorios. Frente a algunos declarantes exhibió la cabeza de Juan Duarte que tenía en su despacho, junto a alguno de sus dedos. El dictamen de la comisión planteó que fue un homicidio.

Participó en la detención a interrogatorio del historiador revisionista José María Rosa. En ese marco se produjo un curioso intercambio:

–El Capitán Gandhi le pregunta…

–¿Quién es el Capitán Gandhi? –preguntó Rosa

-Soy yo

–El Capitán Gandhi dice que usted sabe mucho de Rosas.

-Tal vez tenga razón el capitán Gandhi. Pero si quiere que le hable de Rosas que me invite una tarde a su buque, nos tomaremos dos whiskies y le digo todo lo que el capitán Gandhi quiere saber sobre Rosas… pero no sé por qué me han traído con ametralladoras y en este estado. O al menos hubiese comprado mis libros; así por lo menos yo ganaba algo – respondió con ironía el historiador.

–¡Usted es un mercader de la historia! – le gritó el interrogador.

–¿Y usted de que vive? Porque supongo que debe ser mercader de algo…

–Es que usted enseña cosas que pervierten a la juventud. Los trata de hacer rosistas, cuando Rosas fue un tirano, como el prófugo, que mató mucha gente…

–No mataba tanta, capitán. Los que mandó fusilar fue por traidores a la Patria… Y nunca bombardeó Buenos Aires.

Advertido de la ironía, le dijo a Rosa:

–Su interrogatorio, señor, ha terminado. Lo íbamos a poner en libertad, pero queda detenido por ofensa a la Revolución Libertadora.

            Su identidad fue revelada por la revista Qué sucedió en 7 días, cuando en su entrega 67 del 25 de enero de 1956, puso su imagen en tapa, llamándolo “el hombre del FBI argentino”. Hasta el momento, aunque había incluido alguna foto suya, lo llamaba Capitán Gandhi a secas. Tan enigmática resultaba su figura que la revista le llamó Albariños, en lugar de Alvariño. Allí presentaba algunos antecedentes, los avances de la investigación sobre el caso Duarte y su actuación en ese momento. En la parte final consignaban: “Unos lo consideran un alucinado; otros un genio de la investigación”.

            También intervino en la investigación por el asesinato del abogado Marcos Satanovsky en junio de 1957. Este actuaba como patrocinante de Ricardo Peralta Ramos, director del diario La Razón, en un litigio que mantenía con el Estado por la propiedad de las acciones del periódico. La participación de Fernández  Alvariño estaba orientada a desviar los trabajos para determinar el origen y móvil del crimen, que apuntaba a los servicios de inteligencia del Estado a cargo del general Domingo Cuaranta.  Rodolfo Walsh, desde el semanario Mayoría, de los hermanos Tulio y Bruno Jacovella, denunció el papel del Capitán Gandhi como encubridor.

            Tras la muerte del general  Aramburu publicó un libro incriminando al gobierno de Juan C. Onganía del suceso. Falleció el 12 de abril de 1986.

Fuentes

Qué. Investigaciones. Número 59. 30 de noviembre de 1955.

Qué. Gandhi descifra la “x” Duarte. Número 67. 25 de enero de 1956.

Obras:

Fernández Albariño, Próspero G. Z. Argentina: el crimen del siglo. Buenos Aires, Edición del autor, 1973.

Referencias:

De Elía, Catalina. Maten a Duarte. Historia secreta de la muerte del hermano de Evita. Buenos Aires, Planeta, 2021.

Walsh, Rodolfo. El caso Satanowsky. Buenos Aires, Ed. De la Flor, 1973.

Claudio Panella y Darío Pulfer